3/04/2008

La Patagonia chilena, represaliada

Las empresas Endesa y Colbún impulsan un proyecto hidroeléctrico que prevé construir cinco grandes represas artificiales en la Patagonia. ONG se oponen porque afectará a un ecosistema excepcional para llevar energía a 2.000 kilómetros.

Para crecer, Chile utiliza el 30% más de energía que su crecimiento económico. La falta de energía disponible es en estos momentos uno de los principales problemas para que este país andino siga el ritmo de desarrollo actual. Para paliar esta necesidad, Chile importa el 97% de su petróleo, el 84% del carbón y el 78% del gas natural; sus recursos naturales los aprovecha mediante represas.

¿Qué es una gran represa?
Una gran represa tiene una altura mínima de 15 metros, aunque las hay de 10 a 15 metros con un embalse de más de tres millones de m3. En todo el mundo hay unas 45.000 represas. Las grandes generan el 19% de la electricidad mundial total. Las represas han contribuido al desarrollo humano pero también tienen un precio social y ambiental. Entre 40 y 80 millones de personas han sido desplazadas a causa de su construcción.
En este contexto nació hace dos años Hydroaysén, una asociación formada por la compañía eléctrica española Endesa y la chilena Colbún que anunció la inversión de más de 4.000 millones de dólares para construir cinco grandes represas en la Patagonia. La idea es generar y llevar la electricidad a Santiago de Chile, a 2.000 kilómetros de distancia.


Ver mas sobre el grupo "Patagonia sin represas"-